El Puente de Hisgaura vuele a ser noticia.

El puente Hisgaura vuelve a ser noticia y vergüenza nacional, después de nueve meses de su inauguración ha sido cerrado parcialmente la vía que comunica al municipio de Curos y Málaga.

La vía será cerrada parcialmente por un periodo de 45 días inicialmente por las protuberantes fallas que muestra la capa asfáltica, algo que se ha querido mostrar como una eventualidad esperable en esta clase de construcciones, pero que, en realidad, constituye una afrenta más con la Nación y el Departamento que pagaron la obra y los usuarios que han esperado durante décadas el mejoramiento de una vía que sigue en el olvido y que la única obra que se adelantó ha tenido toda clase de denuncias, demoras, fallas e inconvenientes.

Los contratistas siempre aseguraron que la ondulación del tablero era un problema visual y no estructural, pero la interventoría e Invías se tomaron un año más para dar su visto bueno, hasta que pudo hacerse una sigilosa apertura al servicio de los usuarios del Hisgaura, sin acto inaugural, hecho que ocurrió solo hasta el 24 de enero de este año.

Hasta ahora, todo lo que ha tenido relación con este puente ha sido polémico, un drama frente a una obra que en un comienzo fue presentada con ostentación como el puente atirantado más alto de Suramérica. Difícilmente el proyecto avanzó y a mediados de 2018 se logró la unión del tablero del puente, cuando se encontraron la estructura que venía de la dirección de Málaga y la del municipio de San Andrés. El hecho también se presentó al país como un gran acontecimiento, pero solo cinco meses después de esto, la noticia nacional e internacional no fue la prueba de carga sobre el puente que estaba programada para comienzos de noviembre, sino su apariencia de acordeón, las dudas de su estabilidad y el enfrentamiento entre los constructores españoles e Invías, todo lo cual mantuvo suspendida la entrega de la obra por varios meses más.

hoy, después de solo ocho meses de tránsito vehicular, la estructura vuelve a ser noticia por sus defectos y no por sus virtudes. El pavimento sufre de agrietamiento por fatiga, o piel de cocodrilo, que ya ha obligado a su cierre y reparación, un factor nada halagüeño para los usuarios de la vía y para los santandereanos en general, que comenzamos a pensar que esta obra, que iba a ser emblemática en Suramérica, está a punto de convertirse en un elefante blanco más de los tanto que nos han saqueado los recursos y llenado de vergüenza.

La vía será cerrada parcialmente por un periodo de 45 días inicialmente por las protuberantes fallas que muestra la capa asfáltica, algo que se ha querido mostrar como una eventualidad esperable en esta clase de construcciones, pero que, en realidad, constituye una afrenta más con la Nación y el Departamento que pagaron la obra y los usuarios que han esperado durante décadas el mejoramiento de una vía que sigue en el olvido y que la única obra que se adelantó ha tenido toda clase de denuncias, demoras, fallas e inconvenientes.

Los contratistas siempre aseguraron que la ondulación del tablero era un problema visual y no estructural, pero la interventoría e Invías se tomaron un año más para dar su visto bueno, hasta que pudo hacerse una sigilosa apertura al servicio de los usuarios del Hisgaura, sin acto inaugural, hecho que ocurrió solo hasta el 24 de enero de este año.

Hasta ahora, todo lo que ha tenido relación con este puente ha sido polémico, un drama frente a una obra que en un comienzo fue presentada con ostentación como el puente atirantado más alto de Suramérica. Difícilmente el proyecto avanzó y a mediados de 2018 se logró la unión del tablero del puente, cuando se encontraron la estructura que venía de la dirección de Málaga y la del municipio de San Andrés. El hecho también se presentó al país como un gran acontecimiento, pero solo cinco meses después de esto, la noticia nacional e internacional no fue la prueba de carga sobre el puente que estaba programada para comienzos de noviembre, sino su apariencia de acordeón, las dudas de su estabilidad y el enfrentamiento entre los constructores españoles e Invías, todo lo cual mantuvo suspendida la entrega de la obra por varios meses más.

hoy, después de solo ocho meses de tránsito vehicular, la estructura vuelve a ser noticia por sus defectos y no por sus virtudes. El pavimento sufre de agrietamiento por fatiga, o piel de cocodrilo, que ya ha obligado a su cierre y reparación, un factor nada halagüeño para los usuarios de la vía y para los santandereanos en general, que comenzamos a pensar que esta obra, que iba a ser emblemática en Suramérica, está a punto de convertirse en un elefante blanco más de los tanto que nos han saqueado los recursos y llenado de vergüenza.

Síguenos:
RSS
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
YouTube
Instagram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
YouTube
Instagram