¡Ganó la economía, “Sálvese quien pueda”!

Desde el día 6 de marzo que se confirmó el primer caso positivo de Covid 19 en Colombia, hemos visto que desde el Gobierno Nacional se han tomado una serie de medidas que siguen generando controversia. Es así, que por medio de la Resolución   666, se dictan una serie de medidas para evitar la propagación de la pandemia en el país, que inició con una cuarentena obligatoria de los colombianos, con 43 excepciones. Pero a diferencia de otros países, en el nuestro, se mantuvo por un buen tiempo abiertos los aeropuertos para vuelos internacionales, mientras tanto veíamos que los casos aumentaban y se esparcía el virus por casi todo el territorio nacional, aquellos casos se denominaron casos importados, pero el gobierno no tomó medidas de fondo, solo hasta unas semanas después. 

En todas las etapas de la emergencia sanitaria quedó evidenciado que nuestra economía es frágil, siendo el trabajo informal, así suene ilógico, el que mueve gran parte de ella, es así que, el trabajo del rebusque en las calles y en los semáforos, los que venden por catálogos y/o revista, son personas del común, muchas de ellas familiares y vecinos nuestros, que dependen y viven del día a día.

Es necesario decir que, a pesar de los esfuerzos de algunos gobernantes por ayudar a solventar las necesidades de sus pobladores en épocas de pandemia, lo que se hizó no fue suficiente, además la corrupción en la mayoría de las instancias en nuestra administración pública no descansó, ni en esta época de tantas necesidades, según comunicado de prensa numero 23 del 24 de agosto,  la contraloría advierte sobre costos en la compra de bienes y servicios por el orden del 21%, lo que ha conllevado a la fecha que algunos mandatarios están sumergidos en investigaciones y otros fueran suspendidos de sus cargos.

La cuarentena ha servido, para quitarle velocidad al contagio, para preparar los sistemas sanitarios y para correr el momento denominado pico de la pandemia, pero la falta de políticas públicas para sustentar las necesidades de los colombianos, o lo que algunos sectores sociales han denominado la necesidad de establecer una Renta Básica, nunca han sido suficientes y han obligado a la mayoría de las personas a salir a las calles, de nuevo al rebusque para poder sobrevivir.

La indolencia de nuestros gobernantes, priorizó el salvamiento de empresas como Avianca, prestándole dinero incluso casi 7 veces el valor real comercial, pero nunca lo hicieron tan rápido y tan real para salvar a los comerciantes medianos y pequeños, a los informales   y la gente del común.

La utilización de términos para confundir ha sido el pan de cada día, algunos muy populares que se repiten sin entender sus diferencias, como Cuarentena obligatoria, aislamiento obligatorio, aislamiento inteligente y ahora aislamiento selectivo. A esta nueva etapa que inicia en septiembre, algunos la hemos denominado “Sálvese quien pueda”, dado al alto riesgo de contagio que esta decisión genera, por lo que es necesario entender que el Virus no se ha ido, la vacuna aún no ha llegado, las redes de salud han colapsado y el auto-cuidado es el mecanismo más efectivo para cuidarnos y cuidar a los demás. ¡Pudo más la economía, que la salud y la vida!

Ingeniero Ambiental, Especialista en GISS de la USTA, candidato a especialista en GSSTT de la UIS

https://www.facebook.com/david.m.ferreira.98

https://twitter.com/damagofe

Síguenos:
RSS
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
YouTube
Instagram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
YouTube
Instagram