Jornada de política y conflicto en los Estados Unidos de América

Joe Biden, not, thank you, I’ll vote for Trump.

Hoy más que nunca la política local busca intermediar en las elecciones de Estados Unidos. Oficialismo y oposición encrucijados, los primeros pro-Trump, los segundos pro-Biden. Cada candidato refleja los intereses de las corrientes políticas que hoy se disputan en Latinoamérica. La elección de este presidente marcará la agenda en la región y el mundo.

Los estadounidenses han llegado a la cima del poder después de la segunda guerra mundial, convirtiéndose en la primer economía y fuerza militar del planeta. Su participación en la historia del siglo XX y comienzos del XXI ha sido considerada como la policía del mundo. Hoy, con Trump la historia es diferente.

El magnate y empresario Donald J. Trump se ha caracterizado por implementar un estilo de gobierno proteccionista, alejándose incluso de la agenda de control y mantenimiento de los territorios estratégicos para la dominación mundial. Su política nacionalista proteccionista ha hecho que su programa de Gobierno busque la paz en el medio Oriente y desfinanciar  la presencia de tropas americanas.

Sin embargo, Trump encarna el odio de las milicias anti imperialista, en todo el mundo. Su estilo de Gobierno hace que los más radicales anticapitalistas le ataquen y opaquen su gestión. En contra parte, Biden encarna la causa de la izquierda radical americana y es indiferente frente a las problemáticas de los latinos.

La apuesta nacional a Donald Trump que múltiples sectores políticos y económicos han tomado esta arriesgada decisión. Joe Biden no es atractivo para la reactivación económica que necesita el imperio americano, sino el mundo pos-covid. Y es que la experiencia de Donald Trump le marca tendencia en las elecciones con un poderoso 30% del aumento del PIB en el último trimestre pese a la crisis pandémica.

La agenda de Colombia si ganase Biden, estaría marcada por la exigencia de los sectores afines a las FARC y el ELN de promover acuerdos burocráticos que beneficien y garanticen el posicionamiento político de fuerzas de izquierda radical en el país. Sus declaraciones han sido vacías, en especial con el tema de Venezuela y la lucha contra el narcotráfico en Colombia. Asume desde su concepción que los venezolanos podrán salir por su propia cuenta del poder de Maduro y el PSUV. La izquierda local, aliada a Joe Biden, espera con regocijo el triunfo y anexarse a los movimientos de Antifa, que tanto terrorismo están generando en los Estados Unidos.

El establecimiento burocrático de los Estados Unidos es demócrata. Gran parte de la burocracia y la economía estatal está dominada por funcionarios demócratas, así como alcaldes y gobernadores, restringen las garantías al proceso, en especial con la votación anticipada. El terrorismo y sus movimientos vandálicos están siendo apoyados por demócratas, lo que genera mayor tensión y preocupación entre la ciudadanía americana.

El nivel de campaña ha llegado a tensiones violentas. En videos es posible observar las agresiones contra  personas pro-Trump, quienes llevan en sus vehículos banderas que son arrebatadas y violentadas por simpatizantes de Joe Biden. Es común ahora observar que los radicales ataquen  física,  verbal y  psicológicamente  a quienes apoyan a  un candidato que representa la cultura, tradición y expectativas del pueblo americano.

El movimiento libertario a favor de Trump. El movimiento libertario agremia toda persona que tiene en su mentalidad la idea de una sociedad libre, respetuosa de la propiedad e iniciativa privada y de la democracia como vía de expresión política y social. El movimiento libertario hace de las suyas en las redes sociales que sí permiten publicar a favor de Trump. Porque es que hasta los demócratas han interferido en las redes Facebook y Twitter, censurando y ocultado información que ataque a Biden, la campaña o el partido demócrata.

En el movimiento libertario se promulga la agenda de Trump al mundo, la cual consiste en el proteccionismo americano con su “MAGA” Make America Great Again, la agenda de paz y el equilibrio de los acuerdos comerciales que perjudican los intereses de los norteamericanos.

A su vez, se ha informado sobre la agenda de Trump a Colombia, que no es más que el apoyo irrestricto al pueblo colombiano, el fortalecimiento del Plan Colombia que fue recientemente reformado. El apoyo hacia la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, el apoyo del emprendimiento y el fortalecimiento agrícola del país. Un excelente panorama por parte de Trump.

Pese a lo anterior, usted podrá escuchar de medios e influenciadores, que son precisamente de izquierda, que Colombia se verá afectada por Donald Trump o si llega a perder por lo apostar a Biden. Pues bien ilustre lector(a), no es más que una estrategia de engaño, dado que la elección de Biden sólo beneficiaría a quienes han brindado su tiempo y esfuerzo al servicio del terrorismo.

Finalmente, es preocupante el panorama al finalizar estás elecciones. El riesgo es que, gane quien gane, se anuncia conflicto entre las partes. Y es que en el pueblo americano soplan vientos de miedo, las voces susurran posible conflicto a causa de los resultados, los cuales serán impugnados como fraude dlectoral. Más aún si llega a ganar Donald Trump, quién hace semanas estaba por debajo de las encuestas y hoy, a escasas horas de terminar los comicios, obtiene ventaja  y  amplias  posibilidades  de  ser  reelecto.  O  si gana  Biden  quien  promovió  el  voto temprano.

3 de noviembre 2020. Día histórico en los Estados Unidos de América, en el que, desde opinión propia, esperaría ver triunfar a Donald J. Trump, como Presidente de los Estados Unidos de América, una campaña  brutal, con rally’s donde  Trump humilló “sleepy Biden”  y  le dio a entender a su pueblo que ha hecho más por el país en 47 meses que Biden en 47 años de servicio burocrático, así como ventilar los casos de corrupción durante su vicepresidencia.

If I could vote in USA, I would vote for Donald Trump, for the President of the United States of America.

Los estadounidenses han llegado a la cima del poder después de la segunda guerra mundial, convirtiéndose en la primer economía y fuerza militar del planeta. Su participación en la historia del siglo XX y comienzos del XXI ha sido considerada como la policía del mundo. Hoy, con Trump la historia es diferente.

El magnate y empresario Donald J. Trump se ha caracterizado por implementar un estilo de gobierno proteccionista, alejándose incluso de la agenda de control y mantenimiento de los territorios estratégicos para la dominación mundial. Su política nacionalista proteccionista ha hecho que su programa de Gobierno busque la paz en el medio Oriente y desfinanciar  la presencia de tropas americanas.

Sin embargo, Trump encarna el odio de las milicias anti imperialista, en todo el mundo. Su estilo de Gobierno hace que los más radicales anticapitalistas le ataquen y opaquen su gestión. En contra parte, Biden encarna la causa de la izquierda radical americana y es indiferente frente a las problemáticas de los latinos.

La apuesta nacional a Donald Trump que múltiples sectores políticos y económicos han tomado esta arriesgada decisión. Joe Biden no es atractivo para la reactivación económica que necesita el imperio americano, sino el mundo pos-covid. Y es que la experiencia de Donald Trump le marca tendencia en las elecciones con un poderoso 30% del aumento del PIB en el último trimestre pese a la crisis pandémica.

La agenda de Colombia si ganase Biden, estaría marcada por la exigencia de los sectores afines a las FARC y el ELN de promover acuerdos burocráticos que beneficien y garanticen el posicionamiento político de fuerzas de izquierda radical en el país. Sus declaraciones han sido vacías, en especial con el tema de Venezuela y la lucha contra el narcotráfico en Colombia. Asume desde su concepción que los venezolanos podrán salir por su propia cuenta del poder de Maduro y el PSUV. La izquierda local, aliada a Joe Biden, espera con regocijo el triunfo y anexarse a los movimientos de Antifa, que tanto terrorismo están generando en los Estados Unidos.

El establecimiento burocrático de los Estados Unidos es demócrata. Gran parte de la burocracia y la economía estatal está dominada por funcionarios demócratas, así como alcaldes y gobernadores, restringen las garantías al proceso, en especial con la votación anticipada. El terrorismo y sus movimientos vandálicos están siendo apoyados por demócratas, lo que genera mayor tensión y preocupación entre la ciudadanía americana.

El nivel de campaña ha llegado a tensiones violentas. En videos es posible observar las agresiones contra  personas pro-Trump, quienes llevan en sus vehículos banderas que son arrebatadas y violentadas por simpatizantes de Joe Biden. Es común ahora observar que los radicales ataquen  física,  verbal y  psicológicamente  a quienes apoyan a  un candidato que representa la cultura, tradición y expectativas del pueblo americano.

El movimiento libertario a favor de Trump. El movimiento libertario agremia toda persona que tiene en su mentalidad la idea de una sociedad libre, respetuosa de la propiedad e iniciativa privada y de la democracia como vía de expresión política y social. El movimiento libertario hace de las suyas en las redes sociales que sí permiten publicar a favor de Trump. Porque es que hasta los demócratas han interferido en las redes Facebook y Twitter, censurando y ocultado información que ataque a Biden, la campaña o el partido demócrata.

En el movimiento libertario se promulga la agenda de Trump al mundo, la cual consiste en el proteccionismo americano con su “MAGA” Make America Great Again, la agenda de paz y el equilibrio de los acuerdos comerciales que perjudican los intereses de los norteamericanos.

A su vez, se ha informado sobre la agenda de Trump a Colombia, que no es más que el apoyo irrestricto al pueblo colombiano, el fortalecimiento del Plan Colombia que fue recientemente reformado. El apoyo hacia la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, el apoyo del emprendimiento y el fortalecimiento agrícola del país. Un excelente panorama por parte de Trump.

Pese a lo anterior, usted podrá escuchar de medios e influenciadores, que son precisamente de izquierda, que Colombia se verá afectada por Donald Trump o si llega a perder por lo apostar a Biden. Pues bien ilustre lector(a), no es más que una estrategia de engaño, dado que la elección de Biden sólo beneficiaría a quienes han brindado su tiempo y esfuerzo al servicio del terrorismo.

Finalmente, es preocupante el panorama al finalizar estás elecciones. El riesgo es que, gane quien gane, se anuncia conflicto entre las partes. Y es que en el pueblo americano soplan vientos de miedo, las voces susurran posible conflicto a causa de los resultados, los cuales serán impugnados como fraude dlectoral. Más aún si llega a ganar Donald Trump, quién hace semanas estaba por debajo de las encuestas y hoy, a escasas horas de terminar los comicios, obtiene ventaja  y  amplias  posibilidades  de  ser  reelecto.  O  si gana  Biden  quien  promovió  el  voto temprano.

3 de noviembre 2020. Día histórico en los Estados Unidos de América, en el que, desde opinión propia, esperaría ver triunfar a Donald J. Trump, como Presidente de los Estados Unidos de América, una campaña  brutal, con rally’s donde  Trump humilló “sleepy Biden”  y  le dio a entender a su pueblo que ha hecho más por el país en 47 meses que Biden en 47 años de servicio burocrático, así como ventilar los casos de corrupción durante su vicepresidencia.

If I could vote in USA, I would vote for Donald Trump, for the President of the United States of America.

e-mail: cristhian.barranco@outlook.com

Síguenos:
RSS
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
YouTube
Instagram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
YouTube
Instagram