La doble moral y la falsa paz de la USO en Barrancabermeja

Lamentablemente hoy la ciudad está consternada e indignada por la impunidad del sindicalista Arlington Polo (Ver notas en Distrito 100), ya ustedes conocen el caso y la nueva acusación que se le hace, pero esta columna no va en este tema. Hoy brindo mi opinión acerca de la doble
moral que muchas personas están mostrando en mi ciudad.

La impunidad de Polo no es un detonante en esta narrativa. La impunidad es hasta natural en un país con tantas deficiencias en su sistema jurídico y la cultura legal de la ciudadanía en su generalidad; una persona con el poder adquisitivo, reputación, influencia y beneficios de parte de la organización Sindical más influyente de la industria de los hidrocarburos, la USO, puede contratar excelentes servicios jurídicos para defenderse de cualquier demanda que una simple persona del común (cómo usted y cómo yo) pudiese acceder.

La defensa social de Polo es lo que realmente indigna. Es que duele incluso ver cómo mujeres perteneciente (entre comillas diría yo) a los movimientos feministas del territorio defiendan esta figura por el simple hecho de ser miembro de uno de los motores de las organizaciones y movimientos populares en Barrancabermeja.

Sí, así mismo y sencillo es, que las personas beneficiadas de la USO, sea por la financiación de las actividades, de beneficios, de actividades sociales o de actividades de militancia política, hoy guardan silencio y defienden a capa y espada (cómo hemos podido observar en las redes sociales) al sindicado. Incluso hemos observado argumentos que legitiman el principio del
debido derecho y de la presunción de inocencia.

Y es que lo anterior no es negativo, todo lo contrario, cada quien tiene el derecho por el sólo hecho de ser persona, de tener presunción de inocencia. Bueno, eso sí es una gran mentira, en especial de la boca de aquellos que se rasgan las vestiduras, mediante gritos de incriminación y calumnia contra aquellos que piensen, opinen o actúen diferente (aún respetando toda norma legal y social vigente). Al parecer la justicia debe ser selectiva y ajustarse a la forma de pensar.

Si eres una persona sindicalista y afín a los movimientos populares, podrás gozar de impunidad y protección de aquellos que se dicen “Defensores de los derechos humanos”, “Defensoras de los derechos de las mujeres”, “Defensores de la paz”… pues ya sabrá usted, un gran sector de
Barrancabermeja.

La identidad social que refleja el “camarada” de la USO, no es nueva. Barrancabermeja ha visto el ascenso y la caída del régimen de la USO. Sus despilfarros y escándalos sexuales, matrimonios destruidos por infidelidades y fraudes al sistema de beneficios al trabajador, no han sido sino la punta del Iceberg del espécimen conocido como “Sindicalista corrupto”.

Décadas han socavado la confianza de la ciudad ante el sindicato, no les creen y no los apoyan como antes. Por qué entonces, la USO en su facultad de sindicato busca la influencia política del territorio y a su vez guardar silencio cómplice ante los abusos de sus asociados?

El silencio y comportamiento de la USO ante este caso sigue generando consternación. A nivel nacional el asunto no ha tenido repercusión, pues no ha habido ser en este municipio que se encargue de ello, pues poca o nula relevancia quieren darle al tema. Y cómo no, ya que en esta organización se alberga grandes líderes de las organizaciones que están, supuestamente, al
servicio de los más vulnerables.

Y es que hablando del aporte de la USO a la ciudad y su entorno se puede definir en un concepto: corrupción. Es el gran legado de los padres sindicalistas, de los faros de la moralidad en la ciudad.

La intermediación laboral es el plato de entrada de ese legado; todo aquel que recorra los campos petroleros verá como la USO y comunidades se asocian para exigir (hasta en algunos casos de manera extorsiva) cupos laborales que posteriormente son vendidos a altas sumas de dinero.

Como plato central tendrán la participación en política, porque no sólo votan, sino que patrocinan colectivos y partidos políticos, así como aprovechan espacios ajenos a la política para inducir a sus precandidatos y ganar simpatizantes electorales. Otros, simplemente apuestan en alcaldías y concejos para obtener beneficios como contratos para sus esposas, familias, amigos y claro, lo que nunca les puede faltar, el trabajo para la amante.
Cómo postre, tenemos un suculento menú de fiestas privadas, relaciones indebidas y todo tipo de degradación moral hacia la familia (principal base de la sociedad no?); Porque vamos, quién no conoce un petrolero sindicalizado con alguna de estas historias, hasta le suena familiar,
verdad? Apostaría a que conoce el nombre de alguno de ellos.

Pero bueno, al fin al cabo, cada quien hace con su vida lo que quiere y en eso muy pocos se meten, lo irónico es ver quiénes promueven odio contra sus diferentes y se meten en las vidas personales de los demás, hoy defienden a Polo a capa y espada. De verdad podemos creer en las intenciones de buscar la “reconciliación” y fraternidad entre el pueblo de esta manera?

Los que desde el sindicato como organización con personería jurídica se escudan en atacar a sectores y personas con diferencias políticas, aún sabiendo estos antecedentes y comportamientos vigentes, han creado esa desconfianza que hoy con más vigencia que nunca fundamenta la siguiente pregunta: Cuentan los sindicalistas de la USO con la moralidad suficiente para incidir en la agenda política, social y cultural de un territorio? Cómo dicen, ahí se la dejo

Síguenos:
RSS
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
YouTube
Instagram

3 pensamientos sobre “La doble moral y la falsa paz de la USO en Barrancabermeja

  1. Yo no veo en la U$O un ejemplo a seguir y de él me expulsaron porque denuncié mal uso de los aportes de los afiliados por parte de algunos de sus dirigentes y comparto en algo su artículo, pero esperaba algo mejor elaborado para ser de un trabajador social con magister. Hasta pronto

  2. Cristhian con respecto a su columna sobre la USO, le quiero aclarar lo siguiente. Quien no conoce la historia de la USO, no conoce la historia de Barranca. Las luchas sociales que dimos quienes formamos parte de esa organización por el bienestar y desarrollo de la ciudad fueron innumerables, lo cual nos costó, un alto precio muertes, destierros, encarcelamientos. Esa historia de lucha social no se puede borrar de un plumazo y enlodar el nombre de una gloriosa organización, por lo que hoy sucede con algunos de sus dirigentes que han caído en la inmoralidad y corrupción, la verdad es la partera de la historia. Siendo así, en el mañana quienes vienen actuando de esa manera tan infame, la historia los condenará. Hay dirigentes de convicción, hay dirigentes de conveniencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
YouTube
Instagram