¿Mobbing en el trabajo?

¿Entendemos la diferencia entre un jefe y un líder? ¿Todo jefe es líder y todo líder es jefe? Pueden ser estos los primeros interrogantes que nos podemos plantear para poder entender y diferenciar cosas, acciones y situaciones que, en determinado pasamos por alto, pues, consideramos normales.

Existen quienes creen que ser líder es la capacidad de tener a otros a su cargo, sin ser capaces, en muchos casos de “cargar” consigo mismos. Pues realmente “yo soy líder, cuando tengo la capacidad de liderarme a mí”.

En el mundo laboral nos encontramos constantemente con jefes, pues son muy contadas las ocasiones donde llegamos a un puesto en el que tengamos el privilegio de dirigir sin rendir cuentas a nadie más. Las empresas se constituyen por líneas de mando, toda persona le responde a un superior y este, a su vez, a un superior más, hasta llegar al tope más alto de mando. Es por esta misma razón que existen los grupos o equipos de trabajo, mismos que en determinados momentos podemos convertir inconscientemente en nuestra segunda familia, ya que muchas veces son más las horas que compartimos con ellos que las que pasamos en nuestro propio hogar.

Pero, ¿Qué pasa sí en mi segundo hogar y con mi segunda familia me siento constantemente estresado, sufro de insomnio, pierdo de peso o, todo lo contrario, subo de peso porque siento la necesidad insaciable de comer? ¿Normal, cierto?

Tendemos a tener la mala costumbre de normalizar determinadas situaciones que se nos pueden presentar porque simplemente no queremos aceptar que pasa algo más, incluso, podemos llegar a negarnos a nosotros mismos lo que en muchas ocasiones es evidente… Existe el acoso laboral y estamos siendo víctima de esto.

Pero, ¿Qué es el acoso laboral? también conocido como Mobbing, es el abuso físico y emocional, las conductas hostiles y agresivas que se ejercen de manera constante entre compañeros de trabajo y/o entre superiores que, a su vez, van acompañadas de comunicaciones negativas y poco éticas que desencadenas respuestas físicas y psicológicas en las personas quienes están siendo directamente afectadas por el mismo.

¿Qué tipo de acciones son consideradas como acoso laboral? Son generalmente alrededor de 7 ámbitos en los que se puede configurar el acoso laboral, tales como asignar tareas que no son propias del trabajador, separarlo de su grupo de trabajo y no invitarlo a reuniones de cualquier índole, invadir su privacidad y hacer señalamientos referentes a su vida privada, violencia física, emocional, sexual o psicológica, ataques por sus creencias y religión, agresiones verbales y humillaciones en público, y finalmente, rumores que desacrediten el buen nombre del trabajador.

Los problemas de sueño, náuseas, migrañas, dolores estomacales, son unos de los primeros síntomas físicos que la víctima del mobbing empieza a sentir, el problema aumenta sí dichos malestares físicos empiezan a acompañarse con malestares emocionales, ansiedad, aislamiento, pérdida de interés por relacionarse con sus pares, bien sean del entorno laboral y/o familiar, irritabilidad, ataques de pánico, cambios de humor e incluso el desarrollo de un trastorno psicológico como lo es el TEPT (Trastorno de estrés postraumático).

Es después de la aparición de estos síntomas dónde la persona empieza a realizarse preguntas como: “¿Por qué a mí?, ¿Cómo puedo parar esta situación?, ¿Sí digo algo, alguien me va a creer?

Pues bien, para ser víctima de mobbing no se necesita tener un perfil en particular, cualquier persona en el mundo puede llegar a ser víctima de esto y el serlo no nos hace menos que los demás, por el contrario, nos hace más en el momento en que somos capaces de darle vuelta a la situación y hacerle frente a esta, cuando entendemos que el problema no es algo personal sino la descarga emocional que la otra persona está teniendo conmigo y que, finalmente, el problema no soy yo, sino alguien más.

Finalmente, es aquí donde debemos saber e identificar el problema cuando se nos está presentando, aprender a controlar y canalizar sentimientos negativos que se nos puedan presentar e intentar entablar una conversación directa con el agresor, pues finalmente, nada pesa más que la entereza y fortaleza con la que se enfrenta una situación.

E-mail: melidelgadom13@gmail.com

Síguenos:
RSS
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
YouTube
Instagram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
YouTube
Instagram