Proyecto de ley 10/2020, Una reforma que atenta contra la salud de los colombianos

Nuestro país es demasiado reformista, desde la Constitución de 1991 se han realizado miles de reformas a nuestra Constitución Política, algunas ni nos hemos enterado, pero para colmo de males muchas de ellas violan o limitan los derechos fundamentales de los colombianos. 

La Constitución Política de 1991, le da nacimiento a un nuevo sistema de seguridad social en el país, más conocido como la Ley 100 de 1993, donde sin duda existen algunos avances en cuanto a cobertura de la población, pero crea uno de los adefesios de la corrupción más grandes en nuestro territorio, en donde los servicios de salud dejan de ser un derecho y se convierten en un negocio muy lucrativo; lo anterior  se evidencia en el escándalo de Saludcoop, donde según la Revista Semana, en su articulo del 23 de noviembre del 2013, titulado, “Saludcoop, el desfalco de la historia”, asegura que: Según la Contraloría, solo entre 2005 y 2010, se pagaron 6.000 millones de pesos en bonificaciones a los directivos, de los cuales 3.541 millones fueron a parar a un solo bolsillo, el del presidente de Saludcoop, Carlos Palacino.

Luego grandes debates y 24 años después de promulgada la ley 100, el Congreso de la República aprueba la Ley Estatutaria de salud, 1751 de 2015, donde se consagra la salud como un derecho fundamental autónomo, que garantiza su prestación, lo regula y establece sus mecanismos de protección, sin duda solo esta frase dignifica nuevamente la salud de los colombianos. Sin embargo, quedan muchos temas por reglamentar entre esos la formalización del trabajo del personal medico y asistencial, que en su mayoría sufren los desmanes del contrato sindical y la precarización de sus condiciones laborales.

Lo anterior se quiere tomar como excusa para una nueva reforma a la salud, con el proyecto de ley 10 del 2020, el cual fue presentado el pasado 20 de julio por la bancada del Senado y Cámara de Cambio Radical y llevado a su radicación en compañía del Ministro de Salud, el Dr. Fernando Ruiz Gómez, con el aparente respaldo de 85 congresista de las bancadas del Gobierno.

¿Pero qué contiene de bueno y de nuevo este proyecto de ley?, en mi opinión nada, es más de los mismos con los mismas, incluso más de 130 organizaciones médicas, sociales, sindicales, campesinas e indígenas lo rechazan, por inconstitucional, estas son algunas de las razones:

  • Se cambia de nombre a la Empresas Promotoras de salud, EPS a Aseguradoras de Salud, AS., pero en esencia continúa la intermediación financiera.
  • Se agudiza el modelo de aseguramiento en salud, la salud deja de ser un derecho fundamental, además de pagar una prima para obtener la prestación asistencial, igual al “modelo Gringo”, se generan multas por la no adherencia a tratamientos y resultados adversos.
  • Se acaban, fusionan o cierran las EPS que no cumplen algunos criterios, podría verse un buen punto, pero su intención es la creación oligopolios en salud, dejando el negocio en manos de compañías americanas que vienen al país a apoderarse del negocio, ejemplo de ello esta la compañía UnitedHealth Group, que posee la mayoría accionaria de Colmédica Medicina Prepagada y Aliansalud EPS, ademas es el único propietario de la clínica El Country y la clínica La Colina en Bogotá, entre otras.
  • Se pretende imponer un modelo a Atención Primaria en Salud donde los médicos familiares y sus equipos jugaran un papel primordial, generando mayores filtros para los demás niveles de atención en salud.
  • En cuanto a los trabajadores y trabajadoras de la salud, la iniciativa es irrelevante, solo se ocupa de enunciados exhortativos sin carácter vinculante y recaba sobre normatividad existente, sin resolver los problemas de precarización laboral en los establecimientos públicos y privados del sector.
  • Debilita de un plumazo los regímenes especiales en salud que han sido parte de la construcción de alternativas de distintos sectores poblacionales, atendiendo a riesgos laborales, condiciones insalubres de trabajo, y conquistas de las organizaciones de los trabajadores

En conclusión, este proyecto de ley no resuelve los problemas de nuestro sistema salud, por el contrario, profundiza y mercantiliza la crisis, la cual quedo al descubierto en medio de la actual pandemia. Por esto se hace necesario abrir un debate nacional con todos los actores, con todas las garantías, para construir un sistema de salud, equitativo, digno, justo, con resultados positivos en la salud de los colombianos, por qué no decirlo un sistema de salud que arroje los resultados epidemiológicos y de muertes evitables como el que tienen los petroleros en el país, en donde la expectativa de vida de sus beneficiarios esta en 97 años.

Síguenos:
RSS
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
YouTube
Instagram

1 pensamiento sobre “Proyecto de ley 10/2020, Una reforma que atenta contra la salud de los colombianos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
YouTube
Instagram